Like a rolling words.

No tiene la culpa el indio, sino el que lo invita al tributo.

Primero lo primero: cada quien puede hacer con sus instrumentos y su tiempo libre lo que su propia inflamación glandular le dicte. Dicho lo anterior, iniciamos.

No conformes con ser La Cuna de la Onda Grupera (saludos a Jesús Soltero y sus Potranquitas), en Monterrey nos colgamos el mote de Tierra de Tributos, empezamos el círculo vicioso con las bandas  y sus quejas de organizadores, dueños de lugares y por los espacios que, según ellos, les roban las bandas de tributos. Seguimos con los organizadores y sus comentarios de la poca seriedad de algunas bandas para cumplir con sus compromisos, la poca asistencia y consumo lo que trae el obligado tema del dinero: hay que pagar recibos, sueldos, equipo, más gastos relativos. Obviamente está el tema del público que, según banda y organizadores,  prefiere ver bandas de tributos que “apoyar la escena” o que prefieren pagar un Starbucks al cover de una tocada o merch de las bandas, a ver: ¿Cuantas veces han escuchado estas y otras expresiones?

El tiroteo de argumentos y razones entre organizadores, lugares, público y bandas de música original y de tributos, más lo que nos pueda tocar a los medios, van a volar por montones y las hemos escuchado en tocadas, redes sociales, en charlas bajando unas guamas banqueteras. Desde la posición y conveniencias que al interesado le convengan sombreros van a sobrar.

Ya habrá ocasión de analizar más a fondo todos estos argumentos, pero por algo tenemos que empezar, así que vamos a dejar dos conjeturas cortitas y al pie:

En verdad ¿Creen que las bandas de tributos tienen toda la culpa de todos los males y de que “no despegue la escena”?

¿Quiénes son los principales responsables de que “la escena tenga éxito”, los espacios y organizadores, los medios, el público, las bandas, todos los anteriores?

Aguante todo… y que sea rock!

Darth Beno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *